FIESTAS PATRONALES

abril 12, 2013

El último fin de semana de junio (de miércoles a domingo), Barañáin se transforma. La actividad inunda las calles desde el punto de la mañana, con la salida de los auroros y dianas, hasta bien entrada la noche.

El Chupinazo se lanza desde la Casa Consistorial el miércoles a las siete de la tarde y, a partir de ese momento, las calles y plazas se abarrotan de gente dispuesta a disfrutar. Las orquestas, los fuegos artificiales, los espectáculos taurinos (recuperados recientemente), son ingredientes imprescindibles que atraen la atención de vecinos y visitantes.

Los más pequeños tienen siempre un protagonismo especial en citas como el tren y el encierro infantil, el toro de fuego y otras de carácter lúdico cultural, así como el acto de traspaso de poderes a la Corporación Txiki.

También los mayores cuentan con un día dedicado a ellos en el que celebran misa, una comida y una fiesta.

Las verbenas, los bares de la localidad y las txoznas son los espacios que más juventud reúnen. En estas últimas se organizan diversos actos, como conciertos y un Akelarre la noche del viernes. Otras citas ineludibles son el concurso de calderetes, la concentración de danzas y la de comparsas de gigantes y cabezudos, el festival de jotas o la feria de artesanía.

Y como todo llega, todo se va. El domingo, a las doce de la noche, el pobre de mí y la traca final anuncian que las fiestas se despiden hasta el año siguiente.

CIUDADANO POPULAR

Cuando apenas falta una hora para el lanzamiento del chupinazo, tiene lugar el homenaje al “Ciudadano Popular” de ese año, un certamen convocado por el periódico local “Vivir en Barañáin”.

En el mes de mayo se dan a conocer los candidatos y son los lectores quienes, a través de sus votos, eligen a uno de ellos.

Con esta iniciativa se reconoce la labor social, los logros o el trabajo deportivo, cultural y comunitario de sus vecinos más destacados.

Durante el mismo acto, se entregan los premios del concurso del cartel de fiestas.

COMPARSA DE GIGANTES Y CABEZUDOS

Si un grupo tiene especial presencia en fiestas desde hace años y da colorido a las calles de la localidad, es la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Barañáin.

Está compuesta por unos ochenta componentes en ficha, con una media de edad que ronda los veinte años. Ellos se encargan de hacer bailar a las gigantes Pamplonica, Mujer Regional, Don Quijote, Dulcinea, Pastor, Pastora, Beriniano y Beriniana. Las cuatro últimos gigantes representan al pueblo de Barañáin.

Siempre salen bien acompañados por sus cinco cabezudos: Bruja, Napoleón, Payaso, Comparsero y Navarrico (Tudelano), junto con los dos zaldikos, Pixie y Dixie.


<< volver