CARNAVAL

abril 12, 2013

El frío de febrero trae no sólo a Barañáin, sino a muchas localidades de Navarra, la fiesta y la desinhibición propias del carnaval. En esta localidad son varios los actos que reúnen, año tras año, a muchos vecinos que participan en el jolgorio retando a las bajas temperaturas.

La tarde del viernes del fin de semana escogido, cada colegio inicia su fiesta particular que, habitualmente, terminan con un espectáculo de animación para todos en la Plaza Consistorial. Ya cuando anochece, varios colectivos populares protagonizan el Carnaval Rural, con una kalejira o pasacalles en el que tienen especial presencia los personajes tradicionales del carnaval y se aprovecha para parodiar algunos acontecimientos que han tenido especial repercusión durante el año. En espectáculo termina con la quema del Miel Otxin, también en la Plaza Consistorial.

El sábado, desde el Pueblo Viejo, sale toda la comitiva que compaña al malvado procurador Jacobo de Licras, el personaje de carnaval propio de Barañáin. Atado, custodiado por el verdugo y rodeado por el juez , el cura, un soldado y las plañideras, recorre las calles del pueblo. Por delante los Txatxos, con trajes de carnaval y las caras cubiertas que van danzando al grito de “Ihauteri!” (carnaval). Éstos portan azotes, un palo de unos veinte centímetros, que termina con unas tiras realizadas con recortes de telas y amarradas con una cuerda.

Llegados a la plaza, y tras declarar sus últimas palabras, el pueblo juzga a Jacobo de Licras, que es “ahorcado y quemado”, mientras todos bailan a su alrededor y la fiesta se alarga durante la noche.

JACOBO DE LICRAS

Bajo este nombre se esconde el protagonista propio carnavalesco de Barañáin.

En muchas localidades navarras es tradición elegir a un malvado personaje, real o de ficción, que es objeto de mofa, castigo e incluso ejecución en la plaza del pueblo, todo ello en medio de un ambiente festivo.

En febrero de 1996 tuvo lugar su primera aparición en público, gracias al esfuerzo por recuperar este capítulo de la historia de dos colectivos de la localidad: el Grupo de Danzas Harizi y los Gaiteros Ezpelur.

De origen francés, fue el procurador enviado por el rey Felipe de Evreux (III de Francia) y su esposa Juana II de Navarra, entre los años 1338 ó 1339 y 1345. Según se cuenta, era hombre de leyes y posiblemente clérigo y, aunque en un principio se mostró incorruptible, más tarde trató de sacar todo el dinero posible abusando de su poder. Así que se le juzgó y “hallado culpable, en cumplimiento de la condena, fue arrastrado por las calles de Pamplona al son del clarín, se le cortó la lengua al pie del patíbulo y fue ahorcado a la hora del mediodía en el prado de Barañáin”.


<< volver